Iznalloz, cuanto nos queda que llorar

De nuevo la campana  salva a los socialistas de Iznalloz: El ministerio de Economía rechazó en un principio el plan de ajuste presentado por nuestro Ayuntamiento lo que suponía poner en riesgo a sus cuantiosos proveedores y acreedores. Todos sabíamos que los proveedores cobrarían, pues el propio decreto ministerial contemplaba que si no se pagaba vía crédito, en nuestro caso de 2.665.000 €,  se echaría mano de los fondos PIE (participación en los ingresos del Estado). Lo que se ignoraba es cuanto le costaría a Iznalloz.

 

  Tras  rechazarse el plan de ajuste, el Gobierno le concede al Ayuntamiento una nueva oportunidad de entrar en el crédito previsto, solo que ahora, en vez de soportarse  el 5% de interés, tendremos que pagar el  5´9 %. Bonita jugada.

 

El estado rechazó dicho plan de ajuste por entender que el cuadro presentado por el Ayuntamiento no era nada creíble. Resulta que el Ministerio coincide milimétricamente con el análisis que en su día realizó el PIMOG. Ahora nos repescan porque a la banca le es más beneficioso puesto que cobra más intereses y a la misma vez el Estado impide que nuestro alcalde pudiera hacerse el mártir en el caso de haber detraído el 50% del PIE provocando así la bancarrota del Ayuntamiento que sin duda echaría la culpa de inmediato al Gobierno malicioso de Rajoy.

 

La estrategia montada por el equipo de gobierno del PSOE  de Iznalloz y sus apoyos falló en el primer intento. La segunda, en base a lo escrito anteriormente está asegurada, aunque no tendrán mas remedio los que la apoyen que disimular los números ya que de persistir en los mismos el truco no tendría gracia.

 

Aprueben definitivamente o no el crédito, los acreedores ya han cobrado. El día 6 de Junio, todas las facturas, que eran cientos, se habían convertido en dinero, llegando la paz a muchas familias y el infierno al Ayuntamiento.

 

A quienes nos preocupa Iznalloz y su futuro nos sentimos engañados en toda la regla. ¿Cómo se hará frente a los pagos mensuales de un crédito tan elevado y a un tipo de interés tan alto?  Hacer frente a 37.000´00 € mensuales, importe de los intereses mas amortización de capital,  no sería un desastre si solo fueran estos lo que hay que pagar. Lo lamentable, es que hay que pagarlos durante 10 años seguidos, con el agravante, de que el Ayuntamiento necesita 250.000´00 € mensuales solo para hacer frente a nóminas y pagos concertados, la mayoría, por mandato judicial. Si Iznalloz ingresa 132.000´00 € mensuales, y necesita 250.000´00, alguien puede decir de donde sacará la diferencia.

Lo increíble de todo esto es saber como hemos llegado a esta situación de endeudamiento. ¿Ayuntamiento que nada ha hecho como puede acumular semejante deuda? La ciudadanía sabe de sobras donde está el fallo, lo lamentable, es que todos al unísono miran para otro lado.

 

Esta operación les ha salido redonda a los socialistas de Iznalloz y a su apoyo incondicional Ruiz Valdivia, han escapado al juicio de la historia con el truco de que hemos entrado en una operación donde miles de ayuntamientos han sido rescatados del agobio empresarial. Es decir, nuestro Ayuntamiento ha entrado en el mismo saco de los otros consistorios que han gestionado bien y que pueden señalar inversiones concretas en las que se ha gastado el dinero; no así Iznalloz, que ninguna gran obra o complejo destacable le luce y que sin embargo su deuda pudiera hacer pensar que los acatuccitanos gozamos de las mejores infraestructuras, máxime cuando lo que se ha gastado da para hacer un pueblo nuevo.

Se están frotando las manos, pero llegará el día en que mas pronto que tarde el pueblo se dará cuenta de quienes son los que los han administrado tan escandalosamente mal y quienes son los que han apoyado esta política desastre. Ahora deberán tomar medidas, y estas no serán del agrado de la ciudadanía. Inmersos como estamos en una crisis heredada, agobiados por cielo, mar y tierra, una vuelta mas de tuerca significará rechazo y malestar, porque a nuestro entender Iznalloz se hace el sueco, pero no es tonto.

 

Ahora que ya han cobrado los proveedores y le han trasladado los socialistas la deuda al pueblo, y pendientes aún las restantes trampas en facturas y deudas con los bancos e instituciones a las que todavía hay que hacer frente, lo lógico sería preguntarse cuantas lágrimas nos quedan a los ciudadanos por llorar; ¿Si en tiempos de bonanza económica nada avanzamos cuanto no retrocederemos ahora?

 

El PIMOG no comparte ninguna de las políticas de los socialistas de Iznalloz. Una militancia ajena a todo cuanto se cuece dentro de la Casa Consistorial, aplaude inocente los desvaríos de grandeza de un alcalde cuya mayor virtud esta en mantenerse en el poder y en colocar a dedo a sus gentes como método para seguir reinando. Lo lamentable, es que reinar sobre la miseria no es un logro, es una pena.

 

Publica un Comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.