El PSOE de Iznalloz hace política con dinero público

Nunca hasta ahora se había actuado con tanto descaro en Iznalloz con el dinero público. Que los socialistas utilizan toda la caja para hacer sus tejemanejes todo el mundo lo sabe, pero el descaro con que expusieron en el Pleno del 31 de mayo de 2012, el tema del fútbol, riza el rizo.

El alcalde de la localidad, Mariano Lorente, no tuvo empacho en decir que la subvención que se recibe para el deporte local por parte de una empresa ubicada en Iznalloz (PROASEGO), se seguiría destinando al club de Fútbol. Injusta medida esta que aparta de un plumazo al resto de las entidades culturales y deportivas que llevan más de 5 años sin recibir una sola subvención. 

Con el argumento de que ellos se debían a una promesa electoral, los 27.000 euros recibidos y por tercer año consecutivo se destinaran al club de fútbol. No hubo forma de hacer entender que todas las entidades tienen el mismo derecho a recibir subvención, máxime cuando en los presupuestos existe una partida (3.000 €) para este menester.

El PIMOG defendió una posición mas equilibrada, propuso que el reparto de la subvención se hiciera asignando entre todas las entidades la cantidad existente en base al movimiento que cada ente tuviera. El club de fútbol Iznalloz que agrupa a las Escuelas Deportivas, es con diferencia la entidad que mas volumen de actividades realiza y por tanto sería la que más subvención recibiera. Esta postura fue apoyada en principio por el PP, rechazada por IU y la abstención del Independiente de Domingo Pérez.

Tras largo debate, donde el Sr. Alcalde se desgañitó en elogios hacia el fútbol y quienes lo dirigen, compraba con esta aptitud voluntades y servilismo, rechazaba la propuesta del PIMOG, insistiendo en que su propuesta es la de su partido y no estaba dispuesto a modificarla. Como siempre que la ocasión se presta, y tras sus largos discursos de auto bombo donde siempre aprovecha para introducir acusaciones veladas contra el portavoz del PIMOG, introduciendo insinuaciones nunca mencionadas en el debate, este cerró el mismo sin posibilitar que por las alusiones recibidas se pudiera poder intervenir, usando por primera vez la advertencia de que no permitiría actitudes de desobendencia a sus decisiones.

El entreguismo de una IU, cuyo representante (Sr. Valdivia) se ha convertido en el encubridor de la negativa gestión de los socialistas, puso el broche de oro al tema tratado. Su postura fue apoyar la propuesta de los socialistas, no sin antes proponer, para justificarse, que la partida del presupuesto se aumentara en 3.000 euros más. Bonita aptitud de un partido que hasta no hace mucho exigía transparencia y mejor gestión.

Al final la propuesta del alcalde salio adelante con el apoyo de PSOE, IU, PP, (10 votos) En contra el PIMOG, (2 votos) y (1) la abstención del Independiente. El PP una vez mas empieza diciendo no y acaba diciendo si. ¿Por qué será?

Para el PIMOG no existen posicionamientos ambiguos, al pan, pan, y al vino, vino. Quizás esto sea lo que no se entiende. Hacer política no es contentar siempre aquellos que te regalan los oídos. Hacer política es el arte de hacer posible lo imposible. El seguidismo, el enchufismo, el favoritismo, la compra de voluntades no entra en esa formula. No es la primera vez que el portavoz del PIMOG defiende esta posición sobre el fútbol, potenciar a unos perjudicando al resto no es ni democrático ni ético. Dar migajas a unos favoreciendo a otros con el argumento de que el fútbol no puede dejarse morir no es lo más acertado, ya que a criterio del PIMOG, ni se cae el fútbol, ni se hunde su actividad. La pregunta es si podemos mantener una estructura para la que no se dispone de recursos suficientes. No estamos contra nada ni contra nadie, pero si nos oponemos a las decisiones injustas.

Ahora ya sabe todo el mundo donde esta cada cual. Hacer política con el dinero de todos lo hace cualquiera, lo difícil y lo hermoso es atender con la misma prestancia a todos sin que se vea el plumero de una manera tan decarada.

Publica un Comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.