Un acto de solidaridad precioso.

No todo está perdido en esta sociedad podrida donde los que obstenta el poder solo velan por que no les falte nada a ellos. Hay gestos y acciones individuales y colectivas que son dignas de resaltar. Noche de Reyes en Iznalloz. Un juguete para una sonrisa.

       Han transcurrido ya unos cuantos días desde que terminaron las Fiestas Navideñas 2012, y con ellas los esperados Reyes Magos. Y siempre pasan cosas en este pueblo nuestro. La crisis que nos han traido los dos partidos mayoritarios PP-PSOE, estaban dispuestos a que niños y niñas de la población no les llegaran los Reyes Magos. Pero no contaron con ese reducto de rebeldía joven que aún tiene Iznalloz, y aparecieron los Pajes encargados de que les llegara a los Reyes Magos de Oriente, el encargo de traer juguetes para los niños pobres de Iznalloz.

Y llegaron, porque aún hay sentimientos y gente dispuesta a que no muera la solidaridad. Casi todos eran jóvenes, pero hay estaban luchando por un mundo mejor y solidario. Mucha gente lo hizo posible, pero a destacar y en especial, el grupo musical de Iznalloz “El Sonido de la Hormiga”, que gratuitamente ofreció un concierto, y al Colectivo de  Jóvenes Rokeros Acatuccitanos, artífices de la acción.

Hubo amor, mucho amor, y juguetes. Lo prepararon con poco tiempo, pero llegó a los rincones que tenian el corazón abierto con los desfavorecidos. Allí estuvieron presentes los que sienten que esta sociedad no puede morir por apatía, y trasmitieron el suficiente compromiso para que el acto sencillo fuera un éxito de buena voluntad.

La organización que corrió a cargo del Colectivo Rokero Acatuccitano, recogió 260 juguetes, y toda la recaudación de la barra, se dedicó tambien a la compra de más juguetes. Se repartieron pues 345 juguetes que llenaron de alegria e ilusión a los niños y niñas de Iznalloz que estaban condenados a que los Reyes Magos no llegaran a sus casas este año 2013.

Esta acción no puede quedar diluida, ni debe dejar de ser conocida, porque será embrión de otras muchas que se pueden producir ante un presente tan duro como el que padecemos. Hoy han sido juguetes, mañana puede ser pan, y pasado mañana puede ser un abrazo de comprensión para los que sufren y pasan dificultades.

Gracias jóvenes, habeis dado una lección de honradez y preocupación digna de recordar. Un acto precioso de cariño y sentimientos. Queda claro que en Iznalloz hay jóvenes y personas que aún practican la solidaridad.

 

 

Publica un Comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.