SIGUEN RECLAMANDO LOS PARADOS DE IZNALLOZ

Nadie dijo que esto sería coser y cantar. Es muy difícil despertar de golpe del sueño del limbo y sentirse comprometido de repente con su propia realidad. Pero el ruido ya suena y como hormigas, se arremolinan día tras día los que saben que nada les vendrá dado sin que por lo menos den la cara.

Pero el ruido ya suena y como hormigas, se arremolinan día tras día los que saben que nada les vendrá dado sin que por lo menos den la cara.  Ahora se comienzan a ver en las esquinas y en las aceras. No se acercan, pero están. Tienen miedo. Pero la angustia de la desesperación los meterá en el centro del meollo mas pronto que tarde. No hay alternativa. Lo estamos viendo a diario, paro y mas paro y, cuando se acabe que…

Hoy lunes 1 de abril, se han acercado caras nuevas, que junto a las ya cotidianas le daban un aire diferente a la concentración. Eran rostros tristes y llenos de preocupación, muchos jamás lo hubieran pensado hace apenas 3 años, pero allí estaban delante de la Caja Rural, cabeza alta, mejillas apretadas, derechos como juncos haciendo saber su situación. Alguien quiso alzar la voz  pero no se dejó, razones no le faltan, pero ahora es el tiempo de la reflexión pacifica, de las propuestas y hacer llegar el mensaje a cuantos mas mejor, porque aún hoy se siente aquello de yo no sabía nada.

Desilucionados, hay que reconocerlo, no se ven a los que debieran estar y se les echa en falta. Siguen escondidos. Talvez porque ahora no hay elecciones, si las hubiera, las voces llegarían al cielo. Promesas, las que quisiéramos, visitas, hasta dejárselas  de más. Faltarían plazas y teatros para mentirle al pueblo. Pero siguen escondidos, sobre todo, los que un día fueron la voz de los sin voz y se jactaban de ser del Movimiento Obrero. A lo sumo se ve una gorra que escorada por las paredes parece que vigila mas que apoyar. Ya nadie del color rojo autentico se acerca arrimar el hombro. No tienen crédito, lo han tirado por la borda.

Duele y mucho no ver tampoco a los gallos de bar, aquellos que antaño trasmitían consignas y hasta parecía que sabían algo. Ahora se sabe porque no vienen, ya les han prometido algún trabajo bajo cuerda y se mueven sigilosamente para no alterar el gallinero. En cualquier parte del mundo  este tipo de sujetos tiene un nombre “ESQUIROL”. Estos y otros que se llaman demócratas y progresistas son el freno al desarrollo, el freno al empleo para todos y el freno a la libertad y la dignidad. Si han de venir para reventar la concordia, ya están bien donde están, pero si un día vuelven, sabed que son los vendidos, los que están dispuestos a entregar su dignidad por un plato de lentejas. La diferencia entre un hombre honesto y un hombre deshonesto la marca el hambre, pero una cosa esta clara, en el hambre de cada cual manda uno, si te dejas, manda otro.

Sigamos siendo como somos, no estamos mendingando, ni haciendo mal a nadie, queremos trabajo y vivir como personas. Los que en elecciones nos dan golpes en la espalda andan desaparecidos, pero trabajan como siempre para seguir engañándonos, estos se llaman a sí mismos representantes del pueblo. Hay que preguntarse de que pueblo, del que sufre o del que vive cómodamente con este sistema corrupto. Más bien de lo segundo visto lo visto. Pues venga a seguir en casa o reivindicando, no hay mas salida.

Publica un Comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.