¿Cueva del Agua?

La historia interminable...

Cueva del AguaSeguimos con el cuento de la lechera. La Cueva del Agua es el sonsonete donde los socialistas de Iznalloz se agarran para justificar una legislatura de espanto. Han vendido esta Cueva al ciudadano cientos de veces, siempre en obras desde que llegaron en 1.999, cientos de millones de pesetas llevan los ciudadanos de Iznalloz invertidos en esta cueva, nunca dueños, siempre se ha necesitado de permiso para entrar. Somos campeones en poner dinero, y mendigos de la Diputación para hablar de este tema.

En 2.007 se concedió la subvención del Plan Turístico de los Montes. A Iznalloz, le correspondieron 2´5 millones de euros. De este dinero, la Junta de Andalucía aportaba el 60%, y el Ayuntamiento de Iznalloz el 40%.  Iznalloz solicita o acepta subvenciones que luego no puede utilizar, no puede poner su parte y por tanto no se pueden ejecutar los proyectos que emprende, de aquí que hayan pasado casi 8 años sin gastar el dinero. La Junta, a través de la Consejería de Turismo ha reclamado en varias ocasiones la devolución del dinero por no  haberse gastado. A última hora y corriendo, después de tocar a todas las puertas y casi finalizando el 2013, se llegó al acuerdo de gastar el dinero antes del 31 de Mayo de 2014. En esas estamos, pero hay más oscuridad que nunca. ¿De quién es la Cueva del Agua? La Diputación que es suya. El Ayuntamiento que suya por incumplimiento. En estos momentos se trabajaba en la Cueva, pero sobre ella pesa la paralización. Y el problema sigue siendo el mismo ¿De quién es la Cueva? La Diputación quiere que intervengan en el proyecto Cogollos y Deifontes, Iznalloz dice que no. En última instancia, que pongan la parte de dinero que Iznalloz lleva gastada. Como no se pone, pues esto sigue empantanado.

      Todo este retraso, todo este galimatías tiene culpables. 30 años gobernando el PSOE la Diputación y 14 el Ayuntamiento de Iznalloz. Nada han resuelto. 2 años lleva el PP, ahora le exigen que haga lo que ellos fueron incapaces de hacer en tres décadas. Para ver cosas solo hay que estar vivos. Así es la política.

Publica un Comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.