PSOE+VALDIVIA, NO QUIEREN A LOS POBRES

PISCINA  Siempre se ha dicho que no hay más sordo que el que no quiere oír. El año pasado por estas fechas, el PIMOG, presento para su aprobación en pleno una MOCIÓN, cuyo contenido trataba de la gratuitidad de acceso a la piscina Municipal para los menores de 14 años cuyos padres estuvieran en paro desde hace más de 2 años. El argumento defendiendo esta posición fue breve y contundente por parte del PIMOG, la Moción, era de carácter social y obedece a la grave crisis que por parte de algunas familias de Iznalloz se viene padeciendo.

        La estrategia de los dos partidos que gobiernan Iznalloz PSOE + VALDIVIA, para no tener que mojarse, fue marear la perdiz para dejarlo encima de la mesa, con el argumento de que sería conveniente que este asunto se tratara con mayor profundidad y acordar los porcentajes de deducción que se podían aplicar.  No engañaban a nadie con este argumento. La idea era dejarlo dormir y no aplicar nada así queda patente un año después, cuando ni siquiera se han dignado tratarlo y hacen como que de lo dicho, nada de nada.

      Ha pasado un año entero y todo apunta que este año tampoco podrán tener acceso a la piscina los hijos e hijas de los desfavorecidos de Iznalloz, el Alcalde, Mariano Lorente, su Equipo de Gobierno y su ayudante Valdivia, no lo consideran necesario ni oportuno. ¡Se llaman de izquierdas! Se llaman precursores del estado del bienestar, pero utilizan raseros extraños de medir que ponen en tela de juicio ese comportamiento de izquierdas que dicen representar.

      Ante este hecho grave de sensibilidad nula por parte de estas dos fuerzas políticas, se hace necesario una reflexión de viva voz que aclare el porque de este comportamiento. Dicen que entre cielo y tierra no hay nada oculto, y es cierto, la verdad del por qué no se pone la medida en practica es bien sencilla, la envidia, la inoperancia, la incapacidad para hacer propuestas con sentido común les impide aceptar los temas que presentan las fuerzas de la oposición y, todo ello, para impedir que la oposición se lleve los honores de la propuesta y dejen patente su nula forma de gestionar.

       Hay que decirlo claro y alto, los hijos de los pobres de necesidad de Iznalloz no se podrán bañar en la piscina municipal por que los dos gestores que tienen sumido Iznalloz en la más espantosa pobreza no quieren. El argumento pueril ha sido que hay que cuantificar primero los costos. Queda claro, aquí se mide todo en dinero, no en sensibilidad social. Los que le bajaron a determinados bares el 50% de los impuestos de la ocupación de la vía pública sin mirar la cuantía, ahora deben mirar cuanto cuesta bañarse mes y medio los niños pobres que acudan a la piscina. Así son y así se comportan.

Publica un Comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.