Papá estado = Papá Impuestos

¿dónde está el punto de equilibrio?

equilibrioA día de hoy el, aparentemente, logro de la socialdemocracia europea de hacer convivir un sistema capitalista con el bienestar social de las personas parece hallarse en entredicho. En España, los problemas económicos causados por el endeudamiento colectivo (público y privado), han hecho que la ecuación:

Papá Estado=Papá Impuestos

se haya tenido que producir a la baja, puesto que si se reducen los impuestos que el estado es capaz de recaudar, también tienen que reducirse las coberturas que el Estado es capaz de ofrecer a sus ciudadanos.

El problema se agrava cuando, además de esta drástica reducción en la recaudación, Papá Estado tiene que desviar gran parte de sus recursos a apuntalar sectores claves del sistema capitalista manejados con criterios políticos, que en tiempos de bonanza no supieron ni quisieron tomar conciencia de las enormes barbaridades que estaban llevando a cabo, y me refiero sobre todo a las cajas de ahorro y su hundimiento en manos del poder político (Caja Castilla-La Mancha, Bancaja, CajaCataluña, Caja Madrid, CajaSol,… etc, etc). Quizá con el tiempo tomemos conciencia de la gravedad de este asunto, por ahora la mayoría de responsables de este atraco colectivo están logrando apartarse sin dar muchas explicaciones.

Y como todo es susceptible de empeorar en una situación así, pues empeora con el coste fijo que tiene que soportar Papá Estado por haber crecido tanto cuando recaudaba mucho más. Así la ecuación se vuelve irresoluble si tenemos en cuenta sólo los impuestos que pagan quienes aún pueden hacerlo, por lo que hay que introducir el factor Deuda Pública para corregir el desequilibrio, con el agravante del sobrecoste en intereses, que reduce aún más el margen de maniobra de Papá Estado. Ahora la ecuación que tenemos es:

Papá Estado (Gastos fijos + Coberturas Sociales + Intereses de deuda) = Papá Impuestos + Deuda Pública

Pero lo más alarmante es que en los últimos años, el factor de Deuda Pública no para de crecer hasta unos niveles altísimos, con la amenaza de llegar al límite, a un punto en el que ya sea imposible de devolver (ya lo sería hoy si los intereses rondaran el 4,5‑5% en lugar del 1,5‑2% que pagamos), llámenlo como quieran, bancarrota o crack.

deuda

Pues al igual que ocurre a nivel nacional, en Iznalloz vivimos una situación similar. Nuestro montante de deuda, por la mala gestión de los últimos años, se va a situar prácticamente en el triple de lo que el Ayuntamiento paga en un año, encontrándose al límite de lo que podemos soportar. No queda otra que volver a la ortodoxia de la ecuación inicial e ir disminuyendo progresivamente el factor Deuda, puesto que ello hipoteca en exceso nuestro futuro. Así, habrá de actuarse controlando meticulosamente los gastos fijos para optimizarlos, manteniendo las coberturas sociales imprescindibles para suplir las carencias de la población y aumentando los ingresos: consiguiendo que todos los vecinos cumplan con su deber de colaboración con las arcas públicas y promoviendo el desarrollo económico para que lleguen el máximo de inversiones públicas y privadas a nuestra localidad. En PIMOG tenemos claro que éste es el camino que debemos transitar y en ello estamos.

Publica un Comentario

Debes estar identificado para publicar un comentario.